Al consumirlo a las células ingresan nutrientes, proteínas, carbohidratos y las grasas esenciales que el organismo necesita. Ayuda a eliminar toxinas, radicales libres y oxigena. Contribuye a mejorar los síntomas del cáncer y la vejez. Contribuye a desintoxicar las arterias, por lo tanto mejora la circulación, tensión arterial, previene el infarto, reduce los triglicéridos, y colesterol, previene el cáncer de mama y útero. Diabetes, afecciones coronarias, tiroideas, migrañas o renales entre otras.

Ayuda a curar gastritis, úlceras, el mal aliento, el colón irritable, y estreñimiento. Los fitoestrógenos mejoran los síntomas de la menopausia y en los hombres la andropausia y tiroides, la irrigación de los testículos y por tal motivo la potencia sexual. No contiene hormonas. QUEMADOR DE GRASA LOCALIZADA (baja de peso) a través de los procesos de lipolisis y termogenesis.

Elimina la fatiga física y mental, disminuye la ansiedad de comer en un 30%, no permite que se absorban en su totalidad las grasas y los carbohidratos consumidos. Puede ser consumido por personas con cualquier enfermedad, NO requiere dieta.

Componentes: Linaza, Té verde, Glucomanano, Omegas 3, 6 y 9, Calcio, Cobre, Vitaminas A, C, B, Zinc, Complejo B, potasio entre otros.

Dosis: Para bajar de peso se toma una cápsula diaria (pueden ser hasta 3 capsulas diarias) en ayunas con agua tibia y a la media hora consumir el desayuno habitual, (Si no tolera el agua tibia cambiarla por aromática sin azúcar) . Para estar saludables y obtener los beneficios anteriores sin bajar de peso consumir una cápsula diaria después del desayuno.

Importante consumir abundante AGUA o LIQUIDO.

https://lifehealthusa.com/compras/

Según un estudio estadounidense, la concentración de establecimientos de comida rápida contribuye a una alimentación menos saludable por parte de los adolescentes. En los barrios donde la presencia de este tipo de establecimientos es mayor, la preferencia por la comida basura se incrementa.

El estudio, realizado por el Centro de Investigación de Política de Salud de la Universidad de UCLA, California (EEUU), revela que en dicho estado tres cuartos de los adolescentes viven o van a la escuela en barrios que están abarrotados de restaurantes de comida rápida y otros establecimientos donde se vende comida poco saludable. Los resultados confirman que, fuera de toda dura y sorpresa, a los adolescentes de estos barrios les gusta más beber refrescos carbonatados y la comida basura que a los demás.

Susan Babey, coautora del estudio, resumía las conclusiones del mismo: «Eres lo que comes. Eres, también, donde comes». «Si vives en un sitio donde hay un restaurante de comida rápida o similar en cada bloque, con escasas alternativas saludables, preferirás la comida basura», expresaba Babey.

Los adolescentes de los barrios menos saludables eran, según la estadística, un 17 por ciento más favorables a beber refrescos cada día y un 18 por ciento a comer comida rápida un par de veces en semana que en los barrios «más saludables», generalmente de un mayor poder adquisitivo. La investigación ha encontrado relación directa entre el consumo de estos alimentos y el exceso de calorías, que puede contribuir a la diabetes y la obesidad.

Las conclusiones de este estudio no pueden dejar de ser críticas, por tanto, con la reducción del número de restaurantes o establecimientos tradicionales en favor de las cadenas de comida rápida y la tendencia negativa que esta presencia tiene sobre los adolescentes y sus conductas alimentarias. Según palabras de Babey, queda demostrado que «la planificación urbanística tiene un impacto real sobre la salud, la calidad de vida».

Recuerda visitarnos en facebook: https://www.facebook.com/vidaysaludparatodos